Novedades

Consejos

Cuidado de los pies


miércoles 11 de septiembre de 2019

Compartir:


La piel es un órgano vital que cumple la función protectora contra los agentes externos, desarrolla el sentido del tacto al contener los receptores de las sensaciones y regula la temperatura corporal. 

Muchas personas asocian la salud de la piel con la belleza, pero una piel sana es mucho más que una piel con buen aspecto, ya que es fundamental para la supervivencia. 

Una tez bien cuidada desde la juventud nos permite mantenerla sana durante más tiempo. Los productos que se utilizan para el cuidado deben limpiar, hidratar y nutrir. La hidratación no sólo incrementa el contenido en agua, sino que protege y estimula la descamación ordenada (el proceso por el cual la piel desprende células muertas), dejando una percepción de piel lisa, suave y confortable.

El cuidado de la piel es, sin duda, un punto clave para mejorar el bienestar de las mujeres. Por eso, es importante saber que la piel de cada zona de nuestro cuerpo  tienen características propias, por lo hay que adoptar un tratamiento específico para cada parte, respetando sus particularidades. Tener una piel radiante todo el tiempo, requiere de ciertos cuidados  esenciales. Para lograr una tez sana y optimizar los resultados, es necesario tener constancia para realizar el tratamiento, utilizar productos adecuados a la edad y al tipo de piel y cuidarse de las agresiones externas (contaminación, stress, tabaco, horas sin dormir) que provocan un efecto nocivo sobre la piel.

Recomendación para el cuidado de los pies:

  • Correcta higiene diaria: lavar con jabón y agua tibia elimina el sudor, polvo y bacterias. Limpiar y secar bien entre los dedos, para evitar la aparición de micosis.
  • Exfoliación: mantiene los pies suaves, preparándolos para una mejor absorción de la crema hidratante. Usar piedra pómez o lima para suavizar talones duros y callosidades.
  • Uñas cuidadas y sanas: cortarlas en forma recta, no muy cortas ni sobre los bordes: pueden encarnarse o infectarse.
  • Hidratación profunda: aplicar crema con salicílico o manteca de karité mejora la cicatrización al estimular la renovación celular.

Fuente: Hospital Privado Universitario de Córdoba.